ENFRENTAMIENTOS EN MYANMAR DEJÓ 400 MUERTOS.

Casi 400 personas murieron en los combates que sacudieron el noroeste de Myanmar (la antigua Birmania) durante la última semana, según nuevos datos oficiales que apuntan al brote más letal de violencia que ha afectado a la minoría musulmana rohinyá en décadas.

Unos 38.000 rohinyá pasaron a Bangladesh desde Myanmar, según Naciones Unidas, una semana después de que los insurgentes rohinyá atacaran puestos policiales y una base militar en el estado de Rakhine, lo que ha provocado enfrentamientos y una contraofensiva militar.

“Al 31 de agosto, se estima que 38.000 personas han cruzado la frontera hacia Bangladés”, dijeron el viernes fuentes oficiales en su última estimación.

El ejército dice que está llevando a cabo operaciones de limpieza contra “terroristas extremistas” y las fuerzas de seguridad han dicho que protegen a civiles. Pero rohinyás que huyen a Bangladés afirman que se ha puesto en marcha una campaña de incendios provocados y asesinatos para obligarlos a dejar el país.

El tratamiento de los aproximadamente 1,1 millones de rohinyás de Myanmar es el mayor desafío al que se enfrenta la líder nacional Aung San Suu Kyi, acusada por algunos críticos occidentales de no representar a una minoría que se queja desde hace tiempo de ser objeto de persecución.

Los enfrentamientos y la consiguiente represión del ejército han matado a unos 370 insurgentes rohinyás, pero también a 13 miembros de las fuerzas de seguridad, dos funcionarios del Estado y 14 civiles, dijo el jueves el ejército de Myanmar.

Comenta