HIPATITIS “A” YA MATÓ A 14 PERSONAS Y 264 INTERNADOS.

Catorce personas han muerto a causa de un brote de hepatitis A en San Diego, California. Los expertos creen que esta epidemia es la más mortal que cae sobre los Estados Unidos en décadas.

Alrededor de 264 personas (70% de ellas, sin hogar) han sido hospitalizadas desde que comenzó el problema de salud pública en noviembre del 2016. De las 14 muertes, 9 sucedieron recientemente: desde mediados de julio.

Si gran parte son indigentes se debe a que han tenido que lidiar con la falta de acceso a baños públicos las 24 horas, y por no poder usar un lavabo han perdido una de las mejores maneras de evitar la infección: lavarse las manos.

Los epidemiólogos tratan de determinar la causa del brote, y la comida contaminada es una probable. Rohit Loomba, director de hepatología en la universidad de San Diego, considera posible que el origen esté en los alimentos donados a los indigentes. Luego el virus se contagia por contacto personal.

Una persona que ya presenta problemas de salud —adicciones al alcohol o las drogas, por ejemplo— tiene un mayor riesgo de muerte si contrae hepatitis A, según Loomba. Como esos males suelen afectar a la población indigente, el médico recomendó que se la vacune.

El número de casos ha excedido otras grandes epidemias mortales, advirtió el vocero de los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC), quien confirmó que “es muy probable que sea la epidemia más mortal de los últimos 20 años”.

El virus de la hepatitis A impide que el hígado cumpla sus funciones, lo cual se manifiesta en síntomas como ictericia, fatiga, dolor en las articulaciones. Se propaga en la comida o el agua contaminadas por materia fecal.
La hepatitis A tiene un largo proceso de incubación (de hasta 28 días), por lo cual alguien infectado puede propagar la enfermedad sin saber que la tiene.

En Fault Line Park los baños públicos llevan meses cerrados; dado que es una zona que frecuentan las personas sin hogar, los oficiales de la ciudad intervinieron y ordenaron al cuidador que los mantenga abiertos entre las 6 y las 21.

Comenta