LA APLICACIÓN DE FACEBOOK, ONAVO.

La aplicación llamada Onavo, se ha convertido en un arma poco conocida en la estrategia de expansión masiva de Facebook, ayudando al gigante de las redes sociales a determinar qué es lo que está ganando popularidad entre los consumidores. Esto permite diseñar o modificar algunas funciones de sus propios productos, según cinco personas familiarizadas con la compañía, pero que quieren guardar el anonimato.

La app Onavo, técnicamente denominada Onavo Protect, es lo que se conoce como una red privada virtual. Eso quiere decir que disfraza el tráfico de los usuarios de teléfonos inteligente mientras navegan por Internet y utilizan aplicaciones. Aunque se anuncia a los usuarios que esa es una forma de “mantenerte a ti y a tus datos seguros”, Facebook es capaz de obtener información detallada sobre lo que los consumidores están haciendo cuando no están utilizando las aplicaciones de la compañía, que incluye WhatsApp e Instagram.

La tecnología muestra hasta qué punto está dispuesto a ir Facebook como parte de su agresiva estrategia para llegar a nuevas áreas, más allá de las redes sociales. También es una manera de actuar rápidamente y así limitar las características más exitosas de las aplicaciones de las empresas rivales. Recientemente Facebook hizo eso replicando un elemento clave de Snapchat. También lo ha hecho respecto a otras muchas empresas, como una reciente herramienta de recaudación de fondos en línea, entrega de alimentos, encuentros fuera de Internet y la función “En este día”, que muestra imágenes de usuarios de Facebook de lo que hicieron ese mismo día en años anteriores.

Nadie ha dicho que lo que Facebook está haciendo sea ilegal. Pero dos docenas de inversionistas y empresarios de alto nivel sugieren que esta práctica está teniendo un impacto muy profundo en la innovación de Silicon Valley. Según ellos, se está creando un fuerte desincentivo para los inversores para poner dinero en las nuevas empresas y en la creación de productos que Facebook podría copiar.

El uso de Onavo por parte de Facebook se debe, en parte, a la necesidad. Debido a que Google y Apple, por ejemplo, controlan los sistemas operativos de muchas de las aplicaciones, estas empresas tienen acceso a grandes cantidades de información sobre cómo los consumidores utilizan sus aplicaciones. Facebook, en ese sentido, está más limitada.

Comparte en tu muro