No a las armas de fuego para reprimir

A través de un comunicado de prensa la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), manifestó su preocupación por los sucesos violentos y la represión de las protestas en el centro capitalino, por lo que instó al Estado a cumplir con sus obligaciones internacionales de garantizar los derechos a la vida, integridad, libertad personal y de expresión de los manifestantes, la reunión pacífica y participación política.

En el escrito la comisión recordó que ya precisó la exclusión de las armas de fuego como forma de control de las protestas sociales y que los Estados deben abstenerse de realizar detenciones masivas o indiscriminadas.

También solicitó el rápido esclarecimiento del asesinato del joven liberal Rodrigo Quintana por parte de la Policía. En el comunicado aclaró que “el hecho de que algunos grupos o personas ejerzan violencia en una manifestación no vuelve, per se, violenta toda la protesta ni autoriza a prohibir el derecho a manifestarse en momentos de turbulencia política”.

Además de hacer un recuento de los sucesos ocurridos el pasado 31 de marzo en las inmediaciones del Congreso, condenó la violencia en las protestas refiriéndose a la quema del Congreso.

Finalmente, hizo un llamado de paz y diálogo, y se puso a disposición para colaborar con el Estado paraguayo.

Comenta