La moda retro no deja de dar sorpresas, Vuelven los Magnetófonos !

El vinilo ha logrado resurgir, y al magnetófono le ha entrado envidia

 

El magnetófono de bobina abierta o simplemente magnetofón  es un tipo de magnetófono que permite registrar en un soporte magnético adherido a una cinta plástica sonidos mediante el procesamiento de señales eléctricas provenientes de micrófonos que como la voz humana, instrumentos acústicos o eléctricos. El magnetófono de bobina abierta corresponde a un sistema de grabación magnética, bien sea analógica o bien digital.

Fue una máquina indispensable durante décadas, desde los primitivos y rudimentarios modelos de los años 30, tanto los magnetófonos como los discos de microsurco fueron mejorados para lograr una buena calidad de sonido para los años 50, justo cuando comenzaba la fiebre juvenil por el rock and roll. Los registros de esa época, aún hoy en día, conservan gran nitidez y fidelidad. Hasta la llegada de las computadoras en la década de 1990, los magnetófonos de cinta fueron el medio indispensable para guardar datos, registrar música, discursos, información como programas de radio, entre otras aplicaciones. Durante los años 1960 a 1980 los músicos de rock explotaron al máximo las cualidades de estas máquinas, cortando pedazos de cinta y empalmándolas para crear complejas suites con efectos musicales intrincados, además de reproducir voces o instrumentos al revés (revirtiendo la cinta), o produciendo variaciones en la velocidad en un sonido grabado para obtener distintos efectos.

Si bien hoy en día se lo considera una tecnología obsoleta frente a los modernos grabadores digitales, algunos músicos y en particular audiófilos siguen grabando con magnetófonos por su alta fidelidad de sonido. La empresa estadounidense RMG International sigue fabricando cintas magnéticas profesionales, mientras que Otari aún sigue vendiendo máquinas grabadoras.

 

Una empresa alemana vuelve a fabricar este sistema de reproducción de música, santo grial de los melómanos más friqui . 

Los discos de vinilo han revivido. Lo han hecho como producto de nicho, cierto, pero están experimentando unas ventas sorprendentes para un formato que hasta no hace mucho parecía condenado a ser solo de coleción.

Ese éxito ha hecho que otros antiguos formatos quieran también contagiarse de la nueva oleada. Es el caso del magnetófono de bobina abierta, ese aparato que seguramente nuestros padres tenían como máxima expresión de la alta fidelidad. Pues bien, una empresa ha creado un modelo con el que pretende lograr que estas “cintas gigantes de cassette” vuelvan a resurgir.

La empresa alemana Roland Schneider Precision Engineering, que tiene sede en Düsseldorf, ha lanzado al mercado el magnetófono de bobina abierta Ballfinger, con el objetivo de satisfacer los deseos de los audiófilos más adinerados.

Y es que los aparatos, que se pueden personalizar y están hechos de materiales nobles como la madera de nogal, se venden desde los 9.500 hasta los 24.000 euros, en el caso del modelo más sofisticado.
 
Casas de discos como Horch House, Yarlung Records o The Tape Project ya lanzan ediciones en cinta magnética de álbumes de todos los tiempos, y Roland Schneider, el diseñador del artefacto, asegura que ha recibido más de ochenta peticiones de empresas de todo el mundo para comercializarlo. Y es que en cuanto a calidad de audio, «nada en el mundo analógico nos acerca más a la experiencia de estar en medio del estudio de grabación que los dos carretes de cinta», asegura
Funcionamiento de un magnetófono
Muestra esto a tus amigos en las redes
Escribe un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1
×
Hola!! Envíanos un mensaje al WhatsApp de RADIO SOY, Vuelve a darle un click al icono para escribirnos.
error: RadioSoy.com